domingo, 29 de enero de 2012

SOBRE EL BIEN COMÚN

Reseña Literaria"SOBRE EL BIEN COMÚN", de Antonin Pujos. Editorial ZERMATT SUMITT, junio 2011

"Sobre el bien común" es un breve texto que recopila las reflexiones y recomendaciones salidas de los trabajos y reuniones que durante años –de 2009 a 2011- ha desarrollado la Paris Cercle Ecophilos por encargo de la prestigiosa Enterprise et Progrès.

Se trata de un pequeño libro muy útil para encontrar, de forma concisa y directa, las claves para entender que el bien común puede ser un arma de gran poder para la prosperidad y la humanización en este periodo de crisis. Es por ello que sea mi sugerencia como libro, no solo del mes, sino de cabecera. A continuación extracto las ideas básicas que recoge.

La mayoría de la gente dirá que el bien común es equivalente, con respecto a una determinada comunidad, a su interés general, sin embargo, también se podría definir como la suma de los diversos intereses de sus miembros individuales.

Hay tres características principales en el bien común, que lo convierten en un concepto muy poderoso:

(1) Bien Común es más que el interés general de una comunidad, ya que implica la idea de añadir que la comunidad tiene que preocuparse por el bien individual de cada uno de sus miembros.

(2) Bien Común es menos que la suma de los diversos intereses particulares, ya que conlleva también la idea de que los miembros de la comunidad deban ser capaces de renunciar voluntariamente a una parte de sus intereses individuales por el bien de la comunidad.

(3) Bien Común debe ser el futuro que deseamos para nuestra comunidad, sin dejar de estar sólidamente fundamentado en la situación actual y real de la misma.

La búsqueda del bien común es un ejercicio muy exigente, pero que tiene la inmensa ventaja de proporcionar una orientación clara a la acción individual y colectiva.

A falta de un objetivo de bien común, tanto los individuos –trabajadores y ciudadanos- como las comunidades –empresas y administraciones- vagan sin otro rumbo que el guiado por cortoplacismo de sus respectivos intereses, sin ninguna consideración por el bien común de la comunidad ni para el bien común universal. Como consecuencia, el poder y la fuerza de la violencia se convierten en importantes herramientas de gobernabilidad y la paz -tanto interna como externa- está permanentemente en peligro.

Pero si realmente luchamos por el bien común de forma consciente y generosa, el futuro que se nos presenta es de paz y mayor harmonía, derivado del entendimiento y la comprensión que los individuos tengan entre ellos, y, en consecuencia también las comunidades con los individuos y entre ellas mismas. En esta línea debería llegar un momento en el que todo el mundo - individuo o comunidad– sabrá qué decidir y qué hacer en referencia al bien común, sin que nadie tenga que decírselo.

El bien común, por lo tanto, representa la esperanza de una sociedad que anhele vivir en paz sin amenazas ni riesgos, en la que se acepte luchar además de por « lo nuestro » por « lo de todos », por encima del exclusivo interés individual. Bien Común es también una llamada a la acción que implica que el individuo asuma y comparta la responsabilidad global para la consecución del bien común.

Por Juan Algar
Embajador de ZERMATT SUMITT en España