lunes, 23 de mayo de 2011

ADIÓS ZAPATERO, ADIÓS

"Las circunstancias... palabras vacías de sentido con que trata el hombre de descargar en seres ideales la responsabilidad de sus desatinos". Mariano José de Larra


Al margen de ideas o tendencias políticas, Zapatero será recordado por la historia -que termina poniendo a cada uno donde le corresponde- como uno de los mayores destructores de valores de nuestra democracia. Entre otras cosas, por insistir en dinamitar la esencia de esa misma democracia, gobernando únicamente para su electorado; favoreciendo descaradamente a la banca y a las clientelas que le auparon y le han sostenido hasta ahora en el poder; atentando contra la más elemental separación de poderes y en particular contra la independencia de la justicia; confrontando a la sociedad, arriesgando la unidad territorial del estado y alimentando las aspiraciones del nacionalismo centrífugo; pateando la vida, a través de la promoción del aborto y su contribución a que organizaciones afines al terrorismo de ETA gobiernen en ayuntamientos y gestionen fondos públicos. Eso por citar algunas de las responsabilidades más importantes que cabría imputarle desde un punto de vista de los valores democráticos e incluso de los valores humanos más elementales. Sin duda, objetivamente, cuesta mucho encontrar bien, verdad o belleza en alguna de sus principales actuaciones, llevadas a cabo a lo largo de estos siete años como principal responsable del Gobierno y la Administración de España.

Respecto a su falta de humanismo, la lista se podría completar con otras muchas más actuaciones, absolutamente indignas en un presidente de estado, pero baste con mencionar que pocas cosas hay más inhumanas que contribuir activamente al empobrecimiento y a la miseria de millones de personas por motivos electoralistas y/o espurios.

Afortunadamente, ayer recibió el voto reflexivo y meditado de millones de españoles, que en una amplia mayoría se lo negarón y hoy estamos un poco más cerca de poner fin a una de etapas más oscuras de nuestra historia. Zapatero se irá en breve y además lo hará por la puerta de atrás, como corresponde a uno de los peores y más nocivos gobernantes que hayamos podido tener en todos los tiempos.

Por Alberto de Zunzunegui