lunes, 20 de diciembre de 2010

HUMANISMO Y VALORES

" A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota" . Madre Teresa de Calcuta
  
El humanismo y los valores esenciales constituyen los pilares de nuestra sociedad. La actual y conflictiva situación económica no es más que una manifestación de un problema mucho más profundo y trascendente: la deshumanización de nuestra civilización y la crisis de valores.

Esta página pretende ser un referente de consulta, mediante  la recopilación de material bibliográfico y documental sobre la materia, así como un punto de encuentro y debate -un Think Tank- desde donde impulsar y fomentar el humanismo y los valores esenciales -el bien, la verdad y la belleza-, que inspirados por los dos grandes principios universales -la inteligencia y el amor- constituyen el único camino posible hacia sociedades más justas y evolucionadas.

Sociedades formadas por personas y no por individuos. Sociedades en donde la felicidad se encuentre en el propio camino y no constituya una meta lejana e inalcanzable... o peor aún, exclusivamente dependiente del materialismo o el hedonismo.

Sociedades en donde el ser humano -su parte más humana- recobre de nuevo el protagonismo a todos los niveles: político, social, cultural y económico. 

Sociedades en donde la religión y en particular la religión cristiana, ocupe el papel que le corresponde como fuente de inspiración de los valores esenciales y como impulsora de la espiritualidad, necesarios para la evolución del ser humano en todas sus facetas.

Sociedades, en donde el humanismo y la educación en valores -en valores esenciales- forme parte de cualquier programa educativo, desde primaria, hasta las carreras superiores y la enseñanza profesional.

Sociedades con líderes y gobernantes más humanos y formados en esos valores, que sirvan a la sociedad desde la abnegación, la generosidad, el esfuerzo personal, la humildad, la honestidad, el honor y la responsabilidad. En una palabra, desde la inteligencia -el conocimiento, la sabiduría- y el amor por sus semejantes y por el planeta en el que habitamos.

Sociedades en donde la justicia sea verdaderamente imparcial, objetiva e independiente y cuyos representantes y quienes la ejercen, sean un continuo ejemplo a imitar, como personas auténticamente íntegras, profundamente humanas y especialmente formadas en valores. En su ocupación, probablemente más que en cualquier otra, no pude ser de otra forma.

Sociedades, en definitiva, formadas por personas con responsabilidades, antes que por individuos con derechos.

Ese es el camino de la evolución y el futuro, pues la verdadera sostenibilidad de nuestra sociedad no se encuentra unicamente en los aspectos económicos, sino también en un reencuentro con el humanismo y los valores esenciales. 


Alberto de Zunzunegui Balbín
Fundador de HUMANISMO Y VALORES
Director del FORO GANIVET
Académico Correspondiente de la REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA MAR

1 comentario:

abigail urtecho mendez dijo...

alguien me podria mandar un ejemplo de psicologia humanista en los niños